La guerra civil de cinco años ha arruinado la supremacía de la Yakuza

Mundo


La guerra civil de cinco años ha arruinado la supremacía de la Yakuza

TOKIO — Los policías en Japón tienen que hacer trabajos que odian, y uno de ellos es cuidar a los gánsteres. Sí, mantener la paz a veces significa evitar que los yakuza tradicionalmente tatuados, sociópatas, tribales y bien adaptados se maten entre sí. Eso no siempre sale bien.

En la tarde del 10 de octubre, en la ciudad de Kobe, la policía apostada frente a las oficinas de un grupo de yakuza, los Kobe Yamaguchi-gumi (“la Rebelión”) estaban en guardia y aburridos.


Algunos iban de uniforme, otros eran policías vestidos de civil. A menudo, tanto en apariencia física como en vestimenta (camisas blancas, corbatas negras, trajes negros), es difícil distinguir a los policías que toman medidas enérgicas contra la yakuza (marubo deka) de la propia yakuza. Por supuesto, los policías no se hacen tatuajes ni se cortan los meñiques para reparar sus errores. (¿Policía o yakuza? En caso de duda, cuente los dedos o busque tatuajes).

Estos agentes de policía estaban protegiendo a los gánsteres de Kobe Yamaguchi-gumi de los ataques de un grupo rival de yakuza.

En Japón, “la yakuza” es un término general para más de 20 grupos mafiosos diferentes, cada uno con su propio logotipo corporativo, historia y edificios de oficinas. Los grupos no son ilegales. Los grandes jefes son conocidos por el público ;. Hasta el verano pasado existían revistas mensuales dedicadas a cubrir las hazañas de la yakuza; algunas revistas semanales todavía los cubren. Aunque la mayoría de los grupos de yakuza obtienen su dinero de la extorsión, el crimen organizado, el juego, las drogas, el chantaje y, cada vez más, el fraude, muchos miembros también pagan impuestos. La mayoría de los jefes tradicionalmente prohíben a sus subordinados participar en pequeños robos, robos y delitos callejeros comunes. Ese código de honor básico ayuda a proyectar la imagen de que los yakuza ayudan a mantener la paz.

Algunas organizaciones de yakuza tienen empresas pantalla legítimas: restaurantes, agencias inmobiliarias e incluso casas de cambio de criptomonedas. Hay leyes que regulan lo que los yakuza pueden y no pueden hacer y la policía los arresta rápidamente por cualquier cargo que puedan, desde 2011, pero no parecen estar dispuestos a aniquilarlos.


1082329074

Los miembros de Yakuza se reúnen para asistir al funeral del líder de 'Yamaguchi-Gumi' Kazuo Taoka el 25 de octubre de 1981 en Kobe, Hyogo, Japón.

El Asahi Shimbun

De todos los grupos yakuza en Japón, el Yamaguchi-gumi, fundado en 1915, fue la pandilla que los gobernó a todos hasta que la organización se separó hace casi exactamente cinco años, el 27 de agosto de 2015. En el apogeo de su poder, ellos tenía 40.000 miembros; controlaban empresas que cotizaban en la Bolsa de Valores de Tokio; movieron los mercados financieros; jugaron un papel en la determinación de qué alianza política gobernaría la nación; e incluso tenían voz sobre quién iría y vendría como primer ministro.

Hace cinco años, sin embargo, el Kobe Yamaguchi-gumi separarse de la organización original. Kobe Yamaguchi-gumi más tarde sufriría una rebelión propia, lo que resultó en tres bandas con un reclamo del venerado nombre Yamaguchi-gumi.


Lo que siguió fue una guerra sangrienta, violenta y errática, con más escisiones, asesinatos y maquinaciones entre bastidores. En octubre pasado, Japón todavía pensaba que sería sede de los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020. La policía y la Agencia Nacional de Policía no querían que la violencia cada vez más espectacular entre las pandillas ahuyentara a los turistas o atletas. Lo que explica por qué esos policías estaban de guardia frente a las oficinas de la Rebelión el 10 de octubre.

Los miembros de Kobe Yamaguchi-gumi estaban teniendo su reunión mensual de la junta en el interior. Había comenzado a la 1 p.m. y, por supuesto, los medios de comunicación estaban dando vueltas para tomar fotografías.

'Tadamasa Goto, un jefe sociópata con la mala costumbre de dejar que sus hombres mutilaran y mataran a civiles inocentes, trató de dar un golpe de estado'

La policía pasó de aburrida a enfadada. Les molestaba un reportero de una revista semanal con gorra y cámara que había estacionado su automóvil frente al edificio. Le pidieron que moviera su auto y que mostrara una identificación. El viejo reportero buscó a tientas y les dio su tarjeta de visita. La policía advirtió al anciano que la zona era peligrosa. Se estaba produciendo una guerra de bandas. Dijo que entendía pero que tenía un trabajo que hacer.

Mientras la policía continuaba haciéndole preguntas, dos yakuza salieron del cuartel general, salieron a la calle y, de repente, el reportero sacó una pistola de acción de bombeo del automóvil y disparó a los dos hombres, golpeándoles el cuello y el pecho, y la sangre se derramó sobre ellos. la calle. Se produjo el caos. La yakuza enojada le gritó a la policía: '¿Qué diablos están haciendo?' La policía agarró al tirador y lo tiró al suelo. Se intentó la reanimación cardiopulmonar en la escena, pero resultó ser de poca utilidad. Los dos yakuza fueron declarados muertos en el hospital.


El “reportero”, Toshio Maruyama, era en realidad un sicario de 68 años del Yamaguchi-gumi en una misión. La policía arrestó a Maruyama en el acto; no pareció importarle.

“Lo hice y lo hice yo solo”, le dijo a la policía. Había hecho su trabajo. Fue solo un asesinato más en una larga guerra. Y, por supuesto, tarde o temprano vendrían más represalias.

Hay un dicho japonés: 'Si maldices a alguien, cava dos tumbas'.

La guerra de cinco años de la yakuza ha dejado heridas a todas las organizaciones del inframundo japonés. Parece que la guerra finalmente va a llegar a su fin, pero con grandes pérdidas para todos. Los Yamaguchi-gumi van a lograr una victoria, pero en realidad no son los ganadores de esta guerra.

Las semillas del descontento

La actual guerra de la yakuza se ha estado librando durante cinco años, pero las raíces son profundas. El Yamaguchi-gumi nunca ha sido una familia completamente feliz; hay muchas facciones, algunos grupos separados han sido absorbidos por el imperio a lo largo de los años, todos compitiendo por el poder y un asiento en los comités gobernantes. Algunas facciones tienen un mayor número de coreano-japoneses, algunas están dominadas por dowa, ex miembros de la clase marginada de Japón. Como todos los grupos de yakuza, existe una estructura familiar en la que el líder de cada grupo se llama oyabun (figura paterna) y los miembros le juran lealtad a él y a sus 'hermanos'. La autoridad del oyabun se considera absoluta. 'Si el oyabun dice que el cuervo que pasa es blanco, es blanco', dice el refrán. Estos lazos entre padre e hijos, hermanos mayores y menores, se forman con un intercambio de sake ritual. En teoría, esos vínculos son sacrosantos.

1097154230

El jefe del sindicato Yakuza Yamaguchi-Gumi, Kazuo Taoka, comparece ante el tribunal de distrito de Kobe el 16 de septiembre de 1975 en Kobe, Hyogo, Japón.

El Asahi Shimbun / Getty

El propio Yamaguchi-gumi fue fundado en 1915 como un sindicato de trabajadores portuarios y una agencia de despacho de mano de obra en la ciudad portuaria de Kobe. Después del final de la Segunda Guerra Mundial, bajo la tutela del líder de tercera generación Kazuo Taoka, un brillante estratega y gángster, aseguraron el territorio poniendo algo de orden en las calles, administrando el mercado negro, pasando al juego, usurpación de préstamos, construcción e incluso la industria del entretenimiento.

El Yamaguchi-gumi aparentemente se mantuvo al margen del tráfico de drogas, el crimen callejero y el robo común e hizo alianzas estratégicas con políticos e incluso con la policía. Taoka incluso se desempeñó como jefe de policía honorario durante un día en una comisaría de policía de Kobe en los años sesenta.

No fue hasta 1962 que la policía tomó su primera represión concentrada contra el liderazgo de Yamaguchi-gumi como parte de un esfuerzo nacional para poner en secreto a la mafia cada vez más beligerante antes de los Juegos Olímpicos de 1964. El grupo sobrevivió.

'Para una yakuza, perder la cara es peor que perder un dedo' - Jefe de la yakuza jubilado

En 1989, el líder de quinta generación del grupo, Yoshinori Watanabe, tomó las riendas del poder después del final de una sangrienta guerra de pandillas que duró cuatro años y que recuerda inquietantemente a la disputa actual. Watanabe, a veces se le conocía como 'el gorila' debido a su apariencia de simio, pero tenía Planeta de los simios -nivel de inteligencia y astucia. Con su ascenso, su facción, Yamaken-gumi, alcanzó un gran poder empujando a la facción rival Kodo-kai al margen. Este subgrupo, que tiene su sede en Nagoya, también hogar de Toyota y alitas de pollo frito bañadas en miso realmente deliciosas, no permanecería en las sombras para siempre.

'Yoshinori Watanabe'

Kyodo / Landov

El 27 de agosto de 2005, el Kodo-kai tomó el poder con una venganza después de que Watanabe fuera expulsado del poder, literalmente a punta de pistola, según algunas fuentes. El Kodo-kai estaba encabezado por el bigotudo Tsukasa Shinobu, a veces conocido como el elegante don por sus gustos sartoriales, y se ve muy bien con un sombrero fedora. Como líder de la sexta generación del todopoderoso Yamaguchi-gumi, gobernó con mano de hierro y aumentó las cuotas de la asociación. El Yamaguchi-gumi, como la mayoría de los grupos yakuza, es una franquicia. Para usar el logotipo corporativo y obtener los beneficios de la organización, debe pagar sus cuotas mensualmente y pagar tarifas adicionales para eventos especiales. Los resentimientos hervían a fuego lento. Los miembros de la facción Kodo-kai subieron a la cima de manera desproporcionada con respecto a otras facciones. La carga de pagar las cuotas de la asociación pesaba mucho sobre los miembros de la yakuza menos laboriosos. Tsukasa también prohibió el comercio de drogas, que algunos miembros sentían que estaba pasado de moda.

En 2008, Tadamasa Goto , un jefe sociópata con la mala costumbre de dejar que sus hombres mutilen y maten a civiles inocentes. incluido el director de cine Juzo Itami —Trató de dar un golpe de estado, pero la revuelta fue cortada de raíz. Fue expulsado; muchos de sus secuaces y aliados fueron excomulgados de por vida. Y, por supuesto, muchos de sus aliados pertenecían a la poderosa facción Yamaken-gumi, que anteriormente había dominado la organización. Se sembraron las semillas de la rebelión.

La gran oportunidad

Siete años después, el Yamaken-gumi decidió separarse de la organización principal. Estaban molestos por las altas tarifas pagadas en la cadena y la falta de movilidad ascendente dentro de las filas. El 27 de agosto de 2015, lanzaron un nuevo grupo rival, Kobe Yamaguchi-gumi, junto con algunas otras facciones descontentas. La fecha tuvo un gran significado. Tuvo lugar durante el centenario del Yamaguchi-gumi. También marcó el décimo aniversario de Tsukasa asumiendo el cargo de líder de sexta generación; romper en esa fecha fue un desaire muy deliberado para el apuesto don.

La revuelta fue supuestamente financiada por Goto, el ex golpista exiliado. Otro exjefe de la yakuza, Morimasa Ohta, que había escrito un libro sobre su reinado y su destierro,Separación de sangre, regresó de las sombras para unirse a la Rebelión. El destino y el impulso parecían estar de su lado. La policía ciertamente lo estaba. Cuando Kobe Yamaguchi-gumi celebró sus ceremonias, la policía montó guardia frente a su nueva sede. Al principio, el conflicto fue moderado, pero a medida que pasaba el tiempo, los asesinatos y los ataques se intensificaron.

Incluso al comienzo del conflicto, muchos argumentaron que Kobe Yamaguchi-gumi no respondió con suficiente vigor. En la yakuza, si pones la otra mejilla, eres visto como débil. Si no devuelve el golpe, ataca. Y esto parece haber sido la ruina del Kobe Yamaguchi-gumi; la falta de represalias de manera eficaz.

Sufrieron su primera baja en mayo de 2016, cuando un poderoso subjefe fue asesinado a tiros con un revólver una mañana en el estacionamiento de su condominio.

'¿Me das tu autógrafo?'

Algunos de los 'ataques' librados en este conflicto se basaron en el honor y no en la violencia. En septiembre de 2016, miembros de Kobe Yamaguchi-gumi rodearon a Tsukasa, el ex líder intocable de Yamaguchi-gumi, cuando se bajó del tren bala en la estación Shin-Kobe pidiendo en voz alta su autógrafo. 'Por favor, firme mi cuaderno', 'Quiero su firma', gritaron, sosteniendo bolígrafos y hojas de papel de colores. El enojado Tsukasa pasó junto a ellos mientras tomaban fotos. El acto de desafío fue un comentario sobre el estatus de celebridad del jefe y un golpe al culto a la personalidad que había surgido a su alrededor; lo hacía parecer tonto. 'Para un yakuza, perder la cara es peor que perder un dedo', dijo un jefe jubilado a The Daily Beast.

514657064

Agentes de policía salen de la oficina central de Kobe Yamaguchi-gumi con cajas de evidencias después de investigar un caso relacionado con un presunto ataque a una pandilla rival el 10 de marzo de 2016 en Awaji, Hyogo, Japón. La policía registró la oficina central de un influyente grupo yakuza que se centró en un ataque con cóctel molotov en Kyushu en enero. Se produjo tres días después de que la Agencia Nacional de Policía declarara que existe el estado de guerra entre Yamaguchi-gumi, el sindicato criminal yakuza más grande del país, y el separatista Kobe Yamaguchi-gumi.

El Asahi Shimbun / Getty

El Kobe Yamaguchi-gumi no se rió por mucho tiempo. Así como el líder de la Rebelión, Kunio Inoue, había 'traicionado' a su oyabun, en 2017, su lugarteniente de confianza lo traicionó y se separó dramáticamente, creando otro grupo nuevo, que tenía la intención de volverse legítimo y convertirse en una especie de boy scouts yakuza. A Inoue no le hizo gracia y el Kobe Yamaguchi-gumi comenzó a librar una guerra en dos frentes.

'Nadie quiere ponerse del lado de un saco de boxeo'. - subjefe de Yamaguchi-gumi

En los últimos tres años, los miembros de estos tres grupos que luchan por el nombre Yamaguchi-gumi se dispararon entre sí con ametralladoras, embestieron camiones contra las casas de los jefes opositores, golpearon a miembros de la oposición y publicaron las palizas en YouTube. Bombardear casas y oficinas también ha sido parte del conflicto. Sorprendentemente, no ha habido víctimas civiles, pero las bajas en el lado de Kobe Yamaguchi-gumi han sido numerosas.

En diciembre pasado, Hiroji Nakata, uno de los jefes de Kobe Yamaguchi-gumi, fue arrestado por el intento de asesinato de un jefe de Yamaguchi-gumi, no solo por planearlo, sino por hacer el trabajo sucio. Envió ondas de choque a través del inframundo.

Que un jefe de la yakuza trabaje como sicario es algo inaudito en esta tribu altamente jerárquica; eso es para los subordinados. Seria como Jeff Bezos apareciendo en cajas de carga en un almacén de Amazon. En el inframundo, la gente bromeaba diciendo que el Kobe-Yamaguchi-gumi tenía tan poco personal que no había nadie más preparado para la tarea. Según la policía, el 21 de agosto de 2019, actuando por su cuenta, Nakata pasó en una motocicleta negra por una oficina de Yamaguchi-gumi y le disparó a un pandillero en el estómago cuando la víctima regresaba a casa de las compras. Según los informes, el Kobe Yamaguchi-gumi intentó, sin éxito, encontrar un muñeco para asumir la culpa del crimen.

El mes pasado, mientras aún esperaba el juicio, Nakata dio a conocer que se separaría de Kobe Yamaguchi-gumi con su facción. Aproximadamente al mismo tiempo, otra facción con sede en Okayama, que tiene una considerable riqueza por negocios inmobiliarios, también anunció planes para renunciar. El Kobe-Yamaguchi-gumi se ha reducido a menos de mil miembros. Un subjefe de Yamaguchi-gumi le dijo a The Daily Beast: “Es fácil ver que la marea ha cambiado. El problema con Kobe-Yamaguchi-gumi realmente se convirtió en que no importaba lo que les hicieras, no respondían. Y nadie quiere ponerse del lado de un saco de boxeo '.

Este mes, las cosas empeoraron para Kobe Yamaguchi-gumi . Según fuentes del Departamento de Policía de Osaka, el brazo financiero del grupo también puede decidir disolverse o separarse del grupo; será un golpe mortal. Tadashi Irie, el líder de la facción de pelo blanco y peludo, no solo es un genio financiero, sino que también es muy respetado en el inframundo. Se arriesgó a ir a la cárcel para asegurarse de que la familia de un asesino a sueldo estuviera bien atendida a pesar de las leyes que prohíben tales prácticas. También posee conocimiento del funcionamiento financiero más profundo del grupo. Según los informes, Irie está buscando dejar la pandilla e ir directamente. Se confirmó en documentos obtenidos por The Daily Beast que otras dos facciones también abandonaron el grupo esta semana. Partió un pequeño grupo en Osaka; Masaki-gumi en la prefectura de Fukui (140 miembros) también se separó y se dice que se está disolviendo.

Lo que se perdió en la guerra

La guerra de cinco años ha sido mala para todos en el negocio.

La policía ha utilizado la guerra como un pretexto legítimo para cerrar las oficinas de todos los partidos y tomar medidas enérgicas contra todas las operaciones de las pandillas. También ha habido una ruptura correspondiente en el orden moral de los grupos, que tradicionalmente prohíbe el fraude, el robo y el hurto. El código de silencio, el entendimiento de que los jefes de la yakuza no hablarían de asuntos internos y escándalos, se ha derrumbado por completo. La publicación de Habakarinagra (Perdóname pero) de Goto en 2010 fue la primera exposición yakuza interesada y reveladora, pero durante la guerra civil, los ex jefes se han mostrado muy audaces al discutir el funcionamiento interno del grupo y las razones de la división.

536005300

En esta imagen aérea, policías investigan el estacionamiento de un condominio donde Tadashi Takagi, de 55 años, fue encontrado baleado varias veces en el pecho y el estómago el 31 de mayo de 2016 en Okayama, Japón. Takagi es el segundo al mando del sindicato del crimen organizado Ikeda-gumi, que está afiliado a Kobe Yamaguchi-gumi. El Kobe Yamaguchi-gumi se separó de la organización de yakuza más grande de Japón, Yamaguchi-gumi, a fines de agosto de 2015.

El Asahi Shimbun

Ha habido otra víctima de la guerra: los fanzines mensuales de la yakuza. Estas publicaciones gruesas que contienen historias de cómics de la yakuza, historias de arrestos, bajas, páginas centrales de tatuajes, ensayos fotográficos brillantes de reuniones de la yakuza y algo de poesía, eran una parte integral de la vida criminal. Estas revistas eran la forma en que la policía, los periodistas, la población civil e incluso la propia yakuza realizaban un seguimiento del negocio. También eran el equivalente a carteles de reclutamiento del ejército para el inframundo.

Debido a la creciente presión policial sobre las instituciones financieras para que no presten dinero a los editores y al menguante interés en las actividades de la yakuza (más de la mitad de la yakuza tiene ahora al menos 50 años), estas revistas que alguna vez fueron rentables han desaparecido. El documento más grande, Jitsuwa, se dobló en 2018 y Jitsuwa Jidai publicó su número final el verano pasado. Los días de gloria y los días de glorificación parecen haber terminado. En una bofetada aplastante de relaciones públicas al Yamaguchi-gumi, la policía está intentando prohibir su anual Fiesta de Halloween para los niños del barrio detenidos en la sede de Kobe. Será el final de una gran tradición que se ha mantenido durante casi dos décadas.

Adiós Yakuza Halloween, donde las caras reales de los anfitriones dan más miedo que las máscaras, ¡pero los dulces son excelentes! Los niños estarán tristes.

Por supuesto, la Policía de la Prefectura de Hyogo y la Agencia Nacional de Policía de Japón están encantadas.

La policía es la verdadera ganadora en esta guerra de cinco años. Es una guerra que esperaban que tuviera lugar. Al ayudar e incitar tácitamente a este conflicto de pandillas, al permanecer al margen y verlo desarrollarse, han permitido que la yakuza se perjudique. Una broma compartida con The Daily Beast por un oficial de policía del crimen organizado en Osaka resume su actitud ante todo el conflicto.

'¿Cuál es el cargo penal cuando un yakuza mata a otro yakuza?'

'Destrucción de propiedad.'

No solo se han perdido propiedades y vidas en el conflicto, algunos argumentan que los ideales de honor y lealtad de la yakuza, por más superficiales que hayan sido, también se perdieron y, si no se perdieron, resultaron heridos de muerte.

Satoru Takegaki , un exjefe del crimen de Yamaguchi-gumi, cuyo propio libro sobre la organización llegó a las gradas el 27 de agosto, dice que la guerra civil ha afectado negativamente a todo el mundo yakuza. Señala que la división tiene un efecto dominó, especialmente cuando los grupos intentaron decidir con quién alinearse en la lucha. La tercera organización yakuza más grande, Inagawa-Kai, ha sufrido sus propias divisiones entre facciones. Aizu Kotetsu-kai, ubicado en Kioto, y el grupo yakuza más antiguo de Japón, también se dividió.

“Hace cinco años, cuando el Yamaguchi-gumi se separó, el mundo yakuza tuvo que reevaluar el significado y la importancia de los lazos cimentados por el ritual de beber sake”, dijo Takegaki.

“Cuando ignoras los preceptos y la lógica del mundo yakuza, cuestionas toda la estructura de la sociedad. Es por eso que ninguna organización yakuza (respetable) se unió a Kobe Yamaguchi-gumi.

'Si has bebido el sake y te has desencantado con ese juramento de lealtad, entonces deberías dejar el grupo y seguir recto. Si no tienes estómago (para cumplir con la promesa), entonces no bebas el sake '.